5 abr. 2014

Jorge Luis Borges: Un sueño de Tigres Azules

Hace mucho que no publico nada en el blog debido a un enorme bloqueo existencial xD pero creo que es hora de regresar, no con historias ya que por los estudios no puedo dedicarme a pleno a seguir escribiendolas. Pero sí con una pequeña muestra de ensayos que realizo para las tareas. Puede que no sean de gran interes o no vaya con lo que he escrito hasta ahora, pero este tipo de escritos es algo que lleva tiempo, corazón y animo; así como todo lo que he publicado hasta ahora ¡disfruten! y en las vacaciones ¡seguro tendré animos de seguir los proyectos!


Jorge Luis Borges: Un sueño de Tigres Azules


Conocido como uno de los grandes expositores de la corriente literaria del cosmopolitismo, Borges embarca a su lector en un universo de fantasías existencialistas donde denota no solo la influencia de la corriente vanguardista europea sino la innovación de un estilo narrativo que va más allá de las costumbres modernistas de su época.

Dicho estilo, que se denominó   “ultraísmo”, envuelve a quien lo lee en un océano de metáforas abismales, de imágenes claras y gran desarrollo no solo emocional sino social; debido a las constantes referencias dentro de los relatos. Si bien podrían ser llamadas “criticas sociales” todo depende de la visión del lector hacia ellos, por ejemplo, en la Biblioteca de Babel se muestra un universo infinitesimal del libros que Borges asegura: cada uno tendría una severa importancia sin importar lo banal o inútil de su contenido, desde un libro sobre  las críticas de otro libro sobre criticas del original hasta un denominado “Dios libro” oculto en alguno de los “pisos hexagonales” de la biblioteca; en fin, este relato no es sino la descripción del mundo y cómo se desenvuelve en críticas, ignorancia, amor, fe y miedo, todo ello descrito en breves palabras cargadas de sentimientos silenciosos, pero contundentes.

 Así mismo, se puede observar un atisbo del mundo fantástico y el rechazo instintivo del ser humano monótono hacia este, como lo indica en Tigres Azules, donde comienza con  uno de los símbolos más compenetrados con Borges: el Tigre (según él, sinónimo de grandeza, fiereza y esplendor), y la búsqueda de una nueva especie de este animal que resultan ser piedras, las cuales desaparecen y se multiplican sin razón aparente, hecho que arremete contra la lógica del protagonista y lo zambulle en una obsesiva búsqueda de la racionalidad y la monotonía a la que se había acostumbrado.

Si bien, aunque la existencia de los “tigres azules” podría no haber sido razón de su desequilibrio emocional; dado que podrían tener algún eco de raciocinio dentro de su ser. El hecho de que estas piedras, llamadas también discos, tuvieran una existencia tan imposible de precisar afectaría directamente con la realidad más allá del sueño del protagonista, que, agotado, clama por la liberación de esa pesada carga y se la otorga a un mendigo que lo libera, encerrándolo, irónicamente en su monótono día a día, lejos de la posibilidad de lo imposible.

Es así, como se ha llegado a la siguiente interpretación: El protagonista de los Tigres Azules, puede ser, quizá, aquél eco de la sociedad que se ha obligado a caminar por el eterno laberinto de la incertidumbre, iniciándose cuando mostró su enorme interés sobre los afamados  tigres, su frustración al no encontrarlos y su curiosidad que lo llevó a encerrarse en el enigma de las piedras; siendo estos obstáculos solo paredes para encontrar la salida en el  camino llano de la invariabilidad, sin paredes que bloqueen su camino, pero solo encerrandolo en un enorme círculo que podría resumirse en las palabras del mendigo que recibe las misteriosas piedras “Te quedas con los días y las
noches, con la cordura, con los hábitos, con el mundo.”

Siendo entonces el “mundo”, ese enorme círculo que encierra todo lo lógico, lo real, lo que se mantiene fuera del alcance de lo imposible, de los sueños, pero ¿no es ese mismo mundo al que le molesta ser despertado de los sueños, como relata brevemente Borges en su poema “el sueño”? siendo así el sueño ese camino hacia el universo más allá de la imaginación, esa ironía a la que algunos temen y otros añoran, pero que, al mismo tiempo se traduce en “la sombra del día” el espejo enmascarado que el mismísimo Borges ha anunciado temer.

Partiendo de ello, se puede traducir a las letras de Borges como un escape onírico de la realidad que afronta una vida repleta de incertidumbre y dificultades, que a pleno conocimiento de la lógica y el mundo moderno, sumerge al lector en un enigmático trasfondo introspectivo repleto de maravillosas realidades, de sueños, laberintos y enigmáticos “tigres azules”. 

No hay comentarios: